Esther Eizmendi - La Rochelle

Nuestra compañera Esther Eizmendi, que a pesar de estar un poquito más cerca de casa, nos cuenta las diferencias y experiencias que ha vivido estos últimos meses.

1. ¿Qué piensas del programa Erasmus más allá de lo puramente académico?

Pienso que ayuda a desarrollarse como persona, a salir de la zona de confort, conocer nuevas costumbres, personas... El intercambio de experiencias y costumbres ayuda a abrir la mente y a tener una idea más clara de lo que uno quiere en su futuro.

2. ¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a elegir tu destino?

Principalmente el hecho de mejorar el idioma me limitaba a elegir entre las tres opciones de universidades en Francia. Entre las tres, la universidad de La Rochelle nos ofrece una doble titulación, que fue otro impulso para decantarme por esta ciudad. Además de esto, tanto amigos como profesores ya me habían recomendado la universidad.

3. ¿Se están cumpliendo tus expectativas con el Erasmus?

Supongo que todo el mundo espera conocer gente nueva y de diferentes orígenes cuando decide partir al exterior. En ese sentido estoy más que satisfecha ya que somos muchísimos alumnos en el programa internacional además de los franceses, por lo tanto, he cumplido mi objetivo de mejorar el idioma además de socializar con todo tipo de gente. En cuanto a lo académico creo que también estoy llevando las cosas según lo esperado.

4. ¿Cómo describirías La Rochelle?

La Rochelle es una ciudad pequeña y muy recogida en su casco histórico. Sin embargo, yo creo que la he podido aprovechar al máximo tanto en el ámbito universitario como en el extraescolar. Hay un montón de actividades y deportes para practicar, así como asociaciones a las que adherirse en la universidad. Aunque el invierno es frío y lluvioso creo que ni yo ni mis compañeros hemos dejado de usar la bici y en cuanto sale un rayo de sol apreciamos que es una ciudad maravillosa.

5. ¿El cambio más importante/grave que has notado en ese país?

Quizás el cambio más notable es el horario de tardes en la universidad, a comparar con el horario fijo de mañanas de la Cámara. Al final, te hace cambiar tu día a día, aunque te acostumbras. El francés lo coges rápidamente y las amistades surgen en cualquier momento ya sea en la Universidad o fuera de ella. Respecto a los precios, aquí son bastante más altos que en Bilbao, factor a tener en cuenta si calculáis un presupuesto de cara al año que viene.

6. ¿Cuáles son las diferencias entre CÁMARABILBAO y tu universidad?

Las instalaciones son muy diferentes. Groupe Sup de Co es bastante más grande (hay que tener en cuenta que se ofrecen varias carreras y que hay muchos alumnos). Cuenta con muchas asociaciones de estudiantes, cosa que crea un ambiente universitario bastante agradable. Se organizan fiestas de la universidad que dan pie a conocer a gente desde el minuto uno. Podría resumir esto en una participación increíble por parte del alumnado y bastantes concesiones por parte del centro: cada asociación tiene un aula para reunirse, se les facilitan stands y todo tipo de materiales para promocionar sus actividades, etc. Y finalmente hay muchísimas charlas por parte de empresas y profesionales.

7. ¿Cuáles son las diferencias culturales/sociales entre España y Francia?

El horario de comidas, de fiesta... todo se hace mucho antes, pero supongo que los diferentes en este aspecto somos nosotros ya que al resto de europeos el horario francés se les hace normal. Por otro lado, hay mucha más variedad étnica (en la calle y en clase) pero sin embargo siento que son más racistas aquí, cosa que desgraciadamente no esperaba.

8. ¿Algún día te has encontrado en una situación difícil/desagradable por las diferencias culturales? ¿Cuál?

Tanto como desagradable no, pero todos bien sabemos que el tema de los vascos es bastante polémico para los franceses. Digamos que tienen una visión más centralista de su país.

9. ¿Qué viajes has podido hacer desde la ciudad en la que estás de Erasmus?

Como he venido en coche, he tenido la oportunidad de visitar unos cuantos pueblos de alrededor de La Rochelle y sin duda algunas de las islas (Île de Re, Île d’Oleron), así como parte de Bretaña y Burdeos. Aunque el aeropuerto de La Rochelle no tiene muchas conexiones y éstas son más bien caras, el aeropuerto de Burdeos ofrece vuelos baratísimos con los que he podido visitar Berlín, Münster y Edimburgo a lo largo del año. Aunque haya momentos más intensos de estudiar, en Francia hay semanas enteras de descanso y fines de semana largos que, desde mi punto de vista, hay que exprimir al máximo.

10. ¿Recomendarías la experiencia de Erasmus? ¿Por qué?

Por supuesto. Además de que uno digamos se encuentra a sí mismo, se comparte muchísimo, se viaja y se aprende más de lo que uno espera. A mi parecer, ésta ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida.

11. ¿Algún consejo para futuros Erasmus?

Saber priorizar las tareas y sacar tiempo para todo. Para no llevarse malos tragos con los estudios puesto que en un tercer idioma se hacen un poco más difíciles, pero sobre todo, ¡para no perderse ningún plan!

Merci beaucoup Esther! Pronto enviamos a nuestros estudiantes a emprender esta aventura.