La comunicación y el Big Data

La comunicación ha sido el talón de Aquiles del Marketing en el pasado, porque ha sido muy difícil hacer llegar el mensaje adecuado exclusivamente al receptor adecuado. Al final, el modo más generalizado de comunicación ha sido la publicidad que por propia definición ha sido dirigida al público o a un público amplio haciendo llegar los mensajes a personas interesadas en el mismo, y a muchísimas otras que carecían de interés. Es por ello, que muchas veces la publicidad genera rechazo a estos últimos, lo cual afecta negativamente a la marca, ya que el día que realmente necesiten ese producto o servicio, no van a recurrir a ella.

Por eso, la aparición del Big Data está siendo toda una revolución en la comunicación y otros aspectos del Marketing. ¿Pero por qué es tan ventajosa la aplicación del Big Data? Pues bien, destacan tres características. La primera es que nos ofrece una mejor segmentación de nuestros usuarios, pudiendo obtener información de una forma más rápida y precisa. En segundo lugar, obtener un análisis profundo de los datos obtenidos con esta herramienta, permite adelantarse a las tendencias y necesidades de los usuarios, ya que tienen almacenados infinitos datos sobre sus comportamientos y patrones de uso. Por último, con ayuda de las anteriores, también permite realizar campañas de Marketing Digital mucho más concretas y centradas en un determinado público objetivo. Por lo tanto, la comunicación en este ámbito no va a ser masiva, sino personalizada, permitiendo ofrecer respuestas exclusivamente a las personas interesadas. Es así que, las ventajas que adquiere un consumidor son inmensas, ya que en vez de pasarse horas buscando, se le facilita la información de lo que necesita en tiempo récord, haciendo que el proceso de búsqueda sea mucho más rápido.

De todas formas, la efectividad de esta herramienta no significa que vayan a desaparecer otras formas de comunicarse. Esto es así ya que no a todas las empresas les interesa. Por ejemplo, si el público de una no tiene la costumbre de utilizar internet por ser más tradicionales, esta herramienta no les va a ser útil. Por eso, las empresas tienen que tener muy claro si sus clientes utilizan las nuevas tecnologías, hasta qué punto lo hacen y qué otros medios utilizan para informarse. De esta forma, podrán analizar la forma de comunicarse más idónea, ya sea con el Big Data, publicidad, ambas u otras opciones.

Pero sí que es verdad que cada vez más y más empresas quieren aprovechar sus beneficios. Al final, la publicidad supone una gran inversión que no siempre proporciona los resultados esperados, mientras que con la utilización del Big Data, se reduce muchísimo, por no decir por completo, el margen de error. Es cierto, que a pesar de que todavía hay gente que no tiene interés en utilizar Internet, cada vez más gente se adentra en este mundo de millones de posibilidades, por lo que las empresas que tengan los suficientes recursos para utilizar esta herramienta y encuentren su público también en Internet, deberían aprovechar esta oportunidad de captar directamente a sus verdaderos clientes.